¿Ya no te cabe nada más en la cocina? ¿Cuántas veces te has aburrido de cocinar, antes de haber empezado siquiera, porque no encuentras el molde de turno o estaba roto? ¿Te da mucha pereza rebuscar en la alacena porque está todo desorganizado? ¿Cuántas veces se te ha desmoronado la pila de platos después de lavarlos? ¿Y cuántas veces has intentado sacar una espátula y se te ha caído un bote completo? Pues debes saber que es más fácil almacenar utensilios de silicona.

Seguro que vienen a tu cabeza muchas imágenes de momentos similares con las que responderías a todas estas cuestiones.

Selva negra en la cocina

Acuérdate de aquella vez que te animaste a hacer una tarta selva negra. Estabas viendo una reposición de masterchef, y resulta que los participantes tenían que cocinar una estupenda versión de esta trata, y lo cierto es que no lo hicieron muy bien. Así que, tú dijiste, yo soy capaz de hacerla mucho mejor. Te habías embriagado de motivación y te disponías a hacerla en ese mismo instante.

Utensilios de cocina de silicona.
Esto lo hago yo

Entonces, te llegaste a la cocina y antes incluso de comprobar si tenías los ingredientes necesarios, te dio por abrir el armarito donde guardas todos los cachivaches de repostería. Al comprobar, que justo detrás de la colección de escurridores rotos, que no sabes muy bien por qué almacenas, un pasapurés naranja y una tabla de cortar que ya no usas, había un amasijo de moldes de metal, un rodillo atravesado, tres o cuatro cortapastas tirados, y una jeringuilla xl, se disipó tu exaltación culinaria. Cerraste el armarito y te volviste a sofá, diciendo para tus adentros ya lo haré otro día.

Pon orden

Pues resulta qué, si de verdad queremos hacerlo otro día, sin que nos venza la desidia de nuevo, antes habrá que invertir un tiempo en reordenar, colocar y almacenar bien. Ya verás como almacenar utensilios de silicona, es más eficiente y práctico. Ademas colaboran con la causa, nos van a echar una mano.

En resumen, el orden no sólo nos ayuda a tener una cocina funcional y práctica, sino que además nos motiva, nos trasmite una sensación de calma, que se traduce en tranquilidad y ganas a la hora de cocinar. Un japonés diría eso es el zen de toda la vida.

Invertir tiempo en recoger te ahorra tiempo en buscar.

Ver un espacio recogido te transmite tranquilidad.

zenguerrilla.es

¿Y cómo pueden los utensilios de silicona mantener ordenada mi cocina?

Pues como hemos visto anteriormente, la silicona aporta una serie de ventajas a la hora de fabricar utensilios de cocina prácticos. Estas características, favorecen la posibilidad de tener un espacio funcional en la cocina, donde tengamos los utensilios a mano ¿A quién no se le ha quemado algo en la sartén, mientras buscaba la espátula, diciéndose, pero si acabo de usarla?

Además, al almacenar utensilios de silicona, ganamos mucho espacio, también evitamos roturas y óxidos indeseables. ¿Qué gracia tiene que tener un molde abollado? Hay que añadir, que la silicona tiene una vida bastante larga, favorece el almacenaje y requiere menos mantenimiento que por ejemplo las viejas herramientas metálicas.

La ventaja estrella es su flexibilidad.

Esta nos proporciona un amplio abanico de posibilidades. Nos permite doblar de cualquier forma y como más nos convenga nuestros utensilios. Por ejemplo, podemos enrollar las esterillas para hornear y apilarlas para que ocupen menos espacio. 

Apilables, como cuando hacías castillos de arena

Es una gran manera de ocupar el espacio vertical que está desaprovechado. Es el momento de sacar partido a todas esas horas dedicadas a jugar al tetris, sólo tienes que recordar la musiquilla. Puedes hacer una torre de moldes de silicona con facilidad. Incluso, se pueden plegar o estirar lo necesario para que quepan unos dentro de otros, incluso forzando un poco no hay problema. Si hiciéramos una torre con moldes de metal cabrían muchos menos, y apenas ahorraríamos espacio

No se deforman.

Puedes almacenar utensilios de silicona, sin perder su forma original. Algo imprescindible, sobre todo con los moldes, es que mantengan siempre la misma forma. Así que, podemos almacenar los moldes doblados sin ningún problema, porque queramos volver a usarlos, recuperarán su misma forma y tamaño previos. Al contrario que con los humanos, todo acaba volviendo a su sitio. Qué le vamos hacer.

Plegables, que bien pensado.

Definitivamente ganamos espacio plegando las cosas. Hay toda una gama de utensilios de silicona que se doblan sobre sí mismos. Tenemos una gama de escurridores, embudos y boles. Todos estos se pliegan de manera telescópica, y aunque no sirva para ver más allá de Orión, son tremendamente prácticos y están pensados para ser bien almacenadas.

Utensilios de cocina de silicona.

Colgados.

Muchos de los utensilios de silicona traen la posibilidad de ser colgados en la pared. Es otra opción nada despreciable. Por ejemplo, podemos tener colgados los salvamanteles, que muchas veces los usamos directamente como trapos. Con la diferencia de se lavan mejor y no se va poniendo de color, digamos oscuro.

Código de colores.

Una vez más, insisto en la importancia del color. Parece baladí, pero a mí me parece que el color puede aportar mucho en la cocina.

Diseño

Primero en cuanto a diseño y estilo, ayuda a sentirse bien en un sitio, nos sentimos tranquilos y felices según con qué colores. Hay un libro muy bueno qué habla mejor que yo sobre esto de la psicología del color, algo que puede abrir muchas puertas y no nos habíamos dado cuenta.

¡Estoy aquí!

En segundo lugar, si usamos colores vistosos o identificamos cada utensilio con un color nos será más fácil encontrarlos en un momento dado, generalmente de estrés.

Imagina que estás preparando muchas cosas a la vez en la cocina. Coges una espátula, la usas, la dejas en cualquier sitio, sin pensar. Al rato, coges otra porque ya no encuentras la primera. Ahora se te sale el agua hirviendo de un cazo, rápidamente lo intentas limpiar con un trapo, mientras escuchas el crepitar de una pechuga asándose más de la cuenta, y te preguntas, pero, ¿dónde he metido yo las pinzas? Te llaman por teléfono y cuando vuelves parece que un payaso aburrido entró en tu cocina y se llevó todas tus herramientas.

Pues bien, nada como un color bien llamativo, uno de sus fluorescentes para poder localizar algo rápidamente. Con un simple barrido identificaremos lo que estamos buscando mucho antes. Pero si queremos hacer una cocina más colorida, podemos tener utensilios de silicona de varios colores, como estas. Así podemos identificar cada cosa con mayor eficacia. Por ejemplo, si tus pinzas son naranjas, con un simple repaso visual en cuanto veas un punto naranja sobre la encimera ya las habrás encontrado ¡que no se nos queme más la maldita pechuga!


Espero que este post te haya resultado interesante y sobre todo útil, si es así, puedes compartirlo en Twitter y tendrás mi eterno agradecimiento. También espero tus comentarios.


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook