El termómetro está a punto de explotar. La sombra sólo parece una capa de pintura algo oscura, pues el calor sigue siendo el mismo. Tienes la sensación de que tu cuerpo se está cocinando en sus propios jugos, ya no sabes dónde esconderte. Así que tu mente viaja en el tiempo y te devuelve la infancia, ahora estás a la orilla del mar disfrutando del clásico polo helado.

playa polo helado

Llegas a la conclusión de que es el momento ideal para añadir a tu colección de utensilios de silicona, los moldes para helados de silicona, para recordar todas aquellas formas y sabores con las que nos deleitamos aquellos meses de verano lejos de las aulas, pero con el libro de Santillana acechándonos por supuesto.

Por eso, te traigo algunas recomendaciones de moldes para helados de silicona para que crees tú propio polo helado, o para que intentes recrear aquellos sabores, o por mejor decir colores y formas que nos encantaban.

¿Por qué hacer mi polo helado en casa si puedo comprarlo?

El principal motivo, es controlar lo que estamos comiendo. Podemos hacer nuestro polo usando todo tipo de frutas de temporada. Además, controlaremos la cantidad de azúcar que queremos añadir, incluso podemos evitarla o sustituirla por estevia. Sin conservantes ni colorantes,

El segundo motivo es que, con los moldes de silicona, tenemos una amplia variedad de formas, semejantes a las que hay en el mercado. Podemos usar los moldes de helados todas las veces que queramos, evitando generar residuos como los envoltorios, los conos de plástico y el famoso palito tan demandado en los colegios para las manualidades.

Si tienes niños danzando por la casa, es una idea muy recomendable ponerlos a inventar polos helados, se acercarán a la cocina y quizás aprendan que comer sano también puede ser muy apetitoso.

Polos con palitos.

El pack moldes polo helado Classic de Lékué.

Empiezo por recomendar los de Lékué, porque son un referente en el sector de la silicona alimentaria. Son productos ofrecen buenas garantías, trabajan con silicona platino de primera calidad con unos acabados muy cuidados. Además, le dan importancia al diseño para que sea atractivo y funcional.

Lo que aportan estos moldes para helados, es que se rellenan de forma horizontal. A diferencia de otros que necesitan algún tipo de soporte, o embudo para rellenar. Creo que esto facilita bastante la tarea y ensucia menos.

Otro punto interesante es que son apilables. Esto está muy bien para poder colocarlos bien en el congelador, que por lo general lo tenemos justito de espacio.

Por cierto, este pack incluye sus propios palitos reutilizables y limpiarles. Además, Lékué siempre añade algunas recetas junto con sus productos.

A la hora de comprarlo es importante que elijamos el de 95 ml. Porque el de 60 ml quedaría muy pequeño para un polo helado, parece más pensado para hacer algún tipo de presentación gourmet.

Muy importante es leer bien las instrucciones de uso. Aunque la mayoría de críticas hacia este producto son buena, hay alguna queja porque se desborda el líquido. La clave está en poner exactamente la cantidad que se indica.

Otra consideración, es dejar el tiempo necesario para qué congele bien, teniendo en cuenta que no es lo mismo un polo de hielo que uno de leche o yogur.

Por último, si quieres salir del diseño clásico, pero te gusta este sistema que ofrece Lékué, te puede interesar comprar estos otros moldes con formas más divertidas.

Tienes para formas variadas de fresa, de pie como uno muy famoso en su época, o cohete, otro de cactus, y unos moldes muy suculentos en forma de piña y sandía.

Moldes para helados OUNONA.

Seguimos con el mismo sistema, se trata de un molde de silicona para verter la mezcla de forma horizontal. También viene con tapa, que se abre sin ninguna dificultad tras el congelado, para evitar que se derrame o que se mezclen con otros olores del congelador. Se puede apilar fácilmente.

Lo que caracteriza a estos moldes para helados, es su forma de semicírculos concéntricos que resulta muy divertida para comer, además nos recuerda algún que otro polo que tenía forma de espiral.

La silicona parece de calidad y se desmoldan con gran facilidad. No hay críticas a ese respecto.

También traen sus propios palos, lavables y reutilizables. Son bastante largos y sostiene muy bien todo el polo helado. Es importante colocarlos según nos indica para que todo salga correctamente.

Hay que recordar que hay que lavarlos bien antes del primer uso. El fabricante recomienda darle un buen cepillado con pasta de dientes hasta que sale espuma y dejarlo un par de horas en remojo con agua caliente. Algún comprador se ha quejado de que en su caja no venía el papel con la certificación adecuada.

Polos helados con Animalitos.

Aquí tenemos una serie de moldes de silicona para helados de la marca Hamkaw. Son cuatro pequeños moldes con forma de cerdito, vaca, conejo y aparte una cuadrícula tipo tableta de chocolate.

 Es sobre todo aconsejable para hacer cosas divertidas con los pequeños de la casa.

Lo que no me gusta de este modelo es que no tiene tapa. Además, en este caso no trae palitos reutilizables, pero viene con un pack de 80 palitos de madera, y esos son muchos polos.

Haciendo polos a granel.

Este es el molde de silicona de Volwco. Nos ofrece la posibilidad de hacer 9 o 12 (depende del modelo que compremos) polos helados de una sentada.

En este caso el llenado es vertical. Pero al ser un molde tan grande se aguanta sobre sí mismo con lo cual no necesita ninguna base, ni ningún otro accesorio para rellenar correctamente el molde.

Si elegimos el de 9 polos, tenemos tres formas diferentes, estrella, círculo o rectángulo, que lo hacen más divertido. Sin embargo, el de 12 polos tienen la clásica forma de rectángulo, redondeado en la parte superior.

En este caso también es necesario poner palos de madera como los de toda la vida. Se llena el molde con la mezcla del helado, se pone la tapa y se ponen los palitos.

Para desmoldarlo, en este caso el fabricante recomienda dejarlo unos minutos antes en remojo, con agua del tiempo para que se suelte bien. Así que supongo que tendrás que darte prisa para comértelos.

Polo Helados cónicos.

Diez moldes de silicona para polos multicolor.

Esta es sin duda uno de los mejores packs qué hay para hacer helados caseros. Están hechas de silicona de alta calidad y con total garantía de devolución.

Es muy recomendable, sólo tiene críticas positivas porqué funciona muy bien. Me parece que la relación calidad precio es muy buena, por su calidad y la cantidad que trae.

Es uno de los clásicos del verano, el sistema ya lo conocemos. Es un cono que se estrecha en la parte inferior y que vamos apretando para que salga el polo mientras nos lo comemos, ¿te suena de algo el sistema?

Su funcionamiento no puede ser más sencillo, sólo hay que verter el líquido en cada uno taparlos y guardarlos en el congelador unas horas. La tapa funciona perfectamente e incluso se pueden dejar en posición horizontal, puesto que no escurren.

Tienen bastante capacidad unos 80 ml., cada uno. Y cabe destacar que el colorido lo hará divertido, pues no hay que olvidarse del aspecto lúdico de comerse un polo de hielo.

iNeibo moldes para polos.

Es muy parecido al anterior, un pack de 10 en una versión un tanto más barata y tiene también, unas críticas muy positivas. El tamaño es similar, la mayor diferencia es básicamente el color. Incluye algunas recetas en inglés.

Estos moldes para helados funcionan exactamente igual, y la tapa es también muy efectiva, pudiendo almacenar los polos en forma horizontal, ya que quedan bien estancos. Hay quien aconseja meterlos todos directamente en tupperware para que se ha sea más fácil de ordenar en el congelador.

Lékué, y su polo helado cónico.

Por supuesto, la marca de la silicona platino tiene su propuesta. Tiene un pack de hasta tres moldes. Hay que destacar que estos moldes en particular tienen un tacto muy agradable. Y tienen buen diseño para apretar la base muy funcional.

El funcionamiento es idéntico, se vierte el líquido se tapa y se deja reposar hasta que se congele bien. La tapa tiene una pequeña rosca que facilita el cierre, sella sin ningún problema.

Además, con Lékué tenemos la garantía de un material de primerísima calidad que va a ser duradero y que cumplirá su función.

Quizás el inconveniente sea el precio un poco elevado, pero teniendo cuenta el material creo que sería una buena inversión.


Bueno, espero que puedas sacar partido a estos moldes para helados y que suavices un poco las temperaturas de tu cuerpo, para tener un verano más plácido. También espero haberte podido transportar, aunque sea un poco, a tu infancia recordandoaquellas marcas tan divertidas. Quizás ahora podrás ofrecérselas a tu prole, puede que de una manera un poco más sana.


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook